Fe, Liderazgo

Sin Invitaciones

Hoy en día es normal ver personas sobresalientes en las redes sociales. Ya es común ver a muchos que comparten sus experiencias de la vida o intereses de una forma más dinámica que un simple post en Facebook.

Últimamente me ha llamado la atención ver que esto también está sucediendo en el ambiente cristiano y  me alegra mucho, ya que existen muchos talentos y ministerios que realmente necesitan ser reconocidos. A la misma vez, me entristece ver que la causa principal de estar tan activos en las redes sociales es para ganar invitaciones a iglesias e darse a conocer, en otras palabras, figureo. No me tomes a mal, darte a conocer no tiene nada de malo

Pero…

¿Por qué aparentar ser muy espirituales y importantes en las redes cuando el motivo principal es recibir alguna invitación para ”ministrar”?

¿Por qué en la vida real ni siquiera compartimos la palabra de Dios  fuera de las cuatro paredes con la misma intención que predicamos dentro de las Iglesias?

Esto causa es que multitudes sigan a un hombre/mujer  que según las medios  se ve que es un ”ministro de Dios”. Lamentablemente seguimos más al hombre y sus palabras, los convertimos en pequeños dioses cuando la verdad es que somos simples instrumentos en manos de un Dios justo y misericordioso.

Personalmente, yo apoyo la creatividad de las personas y respeto los medios en las que quieren expresarse pero si hacemos las cosas para obtener fama, me parece falso.

De la misma manera en que muchos se preparan para una gran actividad, donde habrán muchas personas esperando escuchar un buen mensaje/canción y donde posiblemente tendrán muchas fotos buenas para ponerlas de perfil, de esa misma manera y aún con más empeño hagamos las cosas sin invitaciones, sin reconocimientos, sin figureo,  que salga del alma inspirado por Dios.

No esperes recibir invitaciones para predicar o cantar en una Iglesia cuando puedes vivir intencionalmente cada día de tu vida ¡Si Dios quiere abrir una puerta, ve adelante y da lo mejor de ti compadre! pero que el motivo principal de promocionar tu ministerio no sea para llegar a ser un personaje de sobrenombre, sino por las personas que necesitan escuchar algo puro y sincero, no palabras que salgan de un corazón que solo busca prestigio.

La Iglesia esta llena de personas, el mundo también pero al parecer es más cómodo  compartir solamente la palabra de Dios en las Iglesias donde tu nombre sea reconocido ya que tu cuenta de Instagram se celebra más lo que hiciste y poco de lo que Dios hizo en ti y en la vida de las personas en X o Y lugar. Otra vez repito, no es malo ser reconocido pero no usemos el nombre de Dios para promover el nuestro. Si somos reconocidos que sea porque nuestras acciones hablan más de aquel que nos ha dado vida.

Compartamos todas nuestras victorias ministeriales en todo tipo de redes sociales, hagámoslo con orgullo, no por lo que hicimos, sino por lo que Dios esta haciendo a través de nosotros. No nos preocupemos por oportunidades, reconocimiento ni mucho menos fama. Si en el propósito de Dios está hacerte una persona de influencia tu tranquilo/a, todo a su tiempo, de todos modos lo que hacemos es por Él y para Él.

Seamos la clase de persona que ama hacer lo bueno aún cuando nadie este allí para ver, aún cuando nadie recuerde tu nombre y te siga en tus cuentas de Instagram y Youtube, aún si nadie te invite a sus congregaciones vive tu fe intencionalmente.


 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s