Amor sin intercambios

¡Por fin!  Después de casi un año (sin exageración) poniéndome excusas y debatiendo en mi mente si debería de comenzar un blog o no decidí tomar el riesgo. El que me conoce sabe lo muy inquieta y extrovertida que soy y quizás pienses que esta decisión debió de tomarme segundos pero realmente cuando se trata de compartir mis pensamientos soy un poco reservada.  Sigue leyendo…